Reconstrucción de mama

La reconstrucción de mama es uno de los aspectos fundamentales de la cirugía plástica contemporánea. Hoy en día, no se entiende un tratamiento del cáncer de mama sin una reconstrucción posterior.

La mama es uno de los aspectos corporales más distintivos de la mujer; tiene un gran significado en todo lo relacionado con la maternidad, la feminidad y la sexualidad. El cáncer de mama es la neoplasia maligna más frecuente en mujeres que viven en países desarrollados (1 de cada 8 mujeres desarrollará un cáncer de mama a lo largo de su vida). Hoy en día, el tratamiento del cáncer de mama se debe enfocar de forma multidisciplinar, es decir, incluyéndose a ginecólogos y/o cirujanos generales, oncólogos y cirujanos plásticos.

La finalidad de esta cirugía de reconstrucción mamaria es recrear una mama de aspecto natural, incluyéndose la areola y el pezón. El objetivo de esta intervención es rellenar el espacio que queda en el tórax, restaurando así la imagen corporal y eliminando a su vez la necesidad de llevar prótesis de relleno.

Además de una mejoría estética, se logra optimizar el status psicológico de la paciente y su calidad de vida aumentándola confianza en sí misma lo que se verá reflejado a nivel emocional, como social y sexualmente en su vida en pareja.

 

Puntos clave de la intervención

Anestesia: General
Duración del Procedimiento: Depende del procedimiento. Expansor o Prótesis: 1 a 2 horas; Dorsal ancho: 2 a 3 horas; Microcirugía: 5 a 8 horas.
Ingreso: 24 – 48 horas.
Disconfort: Moderado, pero controlable mediante medicación.
Debe esperar: Cardenales en las zonas intervenidas durante 3 semanas; hinchazón hasta las 6 semanas.
Resultado final: Al 3º mes
Duración del resultado: Permanente.

28052429_l